Visiones de la Antigua Angkor, 2010-2011

 Caminos Asiáticos, 2010-2015

Serie en Blanco y Negro

La historia de la Dinastía Angkor, y de sus históricos monumentos, está íntimamente ligada a la historia del Imperio Jémer. Más de dos docenas de reinos, envueltos en seis siglos de interminables, sangrientas batallas, figuran en las crónicas de este altamente desarrollado imperio, de su ascenso y caída. La Dinastía Angkor comenzó su desarrollo entre el período de 802 a 1481 DC. Durante gran parte de este período, Angkor era la capital de la antigua Camboya. El reino de Ayutthaya (localizado en la actual Tailandia), invadió y conquistó a Angkor en 1481, causando como consecuencia el abandono y eventual deterioro de este majestuoso complejo religioso de ciudad-templo.

Héctor Méndez Caratini

Reflexiones sobre el tiempo eterno

Para que el mundo se convierta en un lugar tranquilo,
todos debemos comenzar con la paz interior.

Dalai Lama

He escrito estas notas en mi viaje al sudeste asiático después de regresar de una intensa expedición fotográfica de un mes , una peregrinación al corazón del Imperio Khmer y otros lugares distantes. Ha sido mi deseo de comunicar a los demás mi gran amor por la naturaleza y por la eterna búsqueda de la espiritualidad. Confieso que nunca me he sentido más a fondo di cuenta de que cuando estaba dentro de ese entorno tropical de Asia hermoso donde , meditando en la soledad de los templos , rodeado de selva , se entra en una comunión íntima y privada con la naturaleza. En ese lugar hay un silencio absoluto, roto tan sólo por canto de los pájaros y los ruidos de animales exóticos , y uno se siente acompañado por los dioses.

Fue hace varias décadas que me convertí en plena conciencia de los templos ancestrales hindúes y budistas de Angkor en las selvas remotas de Camboya, gracias a los trabajos pioneros de varios fotógrafos , entre ellos las fotos en blanco y negro y de austriaco Ernst Haas y el francés Marc Riboud . Más recientemente ha habido impresionantes impresiones de platino / paladio y en pigmentos de carbono del japonés Kenro Izu , remontándose a las técnicas del siglo XIX. Por supuesto que yo había conocido de las publicaciones históricas del siglo XIX por Charles- Emile Bouillevaux , Henri Mouhot y Doudart de LaGree , dibujos y grabados antiguos , y las imágenes tomadas por los fotógrafos seminales de hace – y -uno-mitad del siglo : John Thompson , Charles Carpeaux , y otros.

Este viaje que quería tomar era único. Toda mi vida como fotógrafo profesional que había querido ir allí un día , al otro lado del planeta , para hacer mis propias imagenes de este mítico, mágico lugar. Fue la continuación lógica de mi documentación previa de los temas religiosos , tales como : ¿Busca Milagros en Puerto Rico (1979-1988) , María Lionza en Venezuela ( 1992 ) , Gaga y Voodoo en la República Dominicana (1994-1995 ) , Kali y Mariaman en Martinica (1993-1997) , Orixás en Brasil (1994-1995) , y los Incas en Perú ( 1974-2008 ) . Yo sabía que también podía dibujar en la documentación fotográfica que había hecho de Petroglifos en Puerto Rico (1975-1995) y las plantaciones de café de la isla ( 1987-1990 ) . Nuestras plantaciones de café y de los edificios y la gente en ellos harían un maravilloso contraste con la arquitectura de los templos Khmer , ambas series hecho en el color de la memoria , en tonos sepia blanco y negro . Había pasado más de tres décadas y media que fotografían el patrimonio cultural de la humanidad !

Recuerdo haber pensado que Camboya era demasiado lejos de mi isla tropical, y que aún estaba conmocionado por una catástrofe que se había horrorizado el mundo – su reciente historia de genocidio , la masacre sangrienta de 18 % de su población. En la década de 1970 , Camboya fue conocida como Kampuchea Democrática , y que puede haber sido el gobierno más revolucionario en el mundo en ese momento. El país fue dirigido por Saloth Sar , el infame ” Pol Pot. ” Pol Pot fue el secretario general del Partido Comunista de Camboya , que en épocas anteriores a la revolución era conocido por los extranjeros como los jemeres rojos – el Khmer Rojo.

De 1975 a 1979 , esta nación asiática fue sumergida en una sangrienta guerra civil en el marco del régimen del Khmer Rouge. En menos de cuatro años , durante el genocidio , alrededor de 1,4 millones de camboyanos , uno de cada seis , murieron a causa de la enfermedad , el trabajo forzoso , la desnutrición y el hambre. Otras 200.000 camboyanos fueron encarcelados por soldados del gobierno y ejecutados como enemigos del Estado . Muchos fueron enterrados en más de 20.000 fosas comunes , conocidos ahora como siempre los campos de exterminio infame . El 7 de enero de 1979, cientos de miles de soldados del ejército vietnamita comunista invadieron Phnom Penh, capital de Camboya , y derrocaron al gobierno de Pol Pot y el Khmer Rouge terrible .

A medida que pasaba el tiempo, una ventana de la paz se abrió, y empecé a prepararme mentalmente para visitar Camboya. También quería visitar Tailandia en el mismo viaje , pero Tailandia estaba envuelto en sangrientas batallas callejeras en ese momento, bajo un estado de sitio : la población civil estaba tratando de derrocar al gobierno y la situación hacía muy arriesgado para un extranjero como yo para llevar a cabo una misión fotográfica.

Después de regresar de mis viajes a Machu Picchu ( 1974 y 2008) y las densas selvas amazónicas de Perú en 2008 ( a partir del cual una exposición y el libro surgieron – Inkaterra : una suite en tres movimientos ) , comencé a prepararme para mi próxima expedición fotográfica , que Había planeado para el verano de 2010 . Quería seguir documentando los lugares sagrados , las declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

A finales de 2009 , más de seis meses antes de que fuera a salir, le pedí a mi amigo y agente de viajes querida Celina Barasorda que me ayude a coordinar la complicada logística de vuelos de las aerolíneas y hoteles en Asia. En Internet, me puse en contacto el conserje en el Raffles Grand Hotel d’ Angkor , que se reservó un coche con un conductor y un guía privado , ambos conocedores de las necesidades de los fotógrafos . No tenía ningún deseo de viajar en un autobús lleno de turistas que detenerse unos minutos a la foto- sitios designados , quería tener mi propio tiempo , todo el tiempo que necesitaba – y fotografiar sólo los lugares que realmente quería .

A mi llegada a Siem Reap , Camboya, mi conductor , Huy Sophai , me estaba esperando en el aeropuerto, y fue pronto me contaba historias horribles sobre el Khmer Rouge -how malograda en la edad de siete años que había escapado milagrosamente de la muerte huyendo por la selva, donde se escondió , solo, por más de una semana . Cuando salió , se encontró con toda su familia asesinada y desmembrada por la milicia . Más tarde, cuando conocí Lap Tek , mi guía personal, me contó una historia similar. Él y su hermana habían sido los únicos sobrevivientes de una masacre del Khmer Rouge. Las heridas aún estaban frescos , y la memoria colectiva de los habitantes humildes de Camboya todavía no habían cicatrizado . Mi guía de la cadena del hotel tenía una gran cantidad de experiencia de tomar los fotógrafos profesionales y los equipos de televisión internacionales , a los sitios que quería filmar en las selvas camboyanas peligrosas.

En el hotel, le mostré Lap Tek la lista que había preparado – algunos templos cuarenta en el complejo religioso de Angkor que yo estaba interesado en la fotografía . Se los puso en orden y al día siguiente nos fuimos a trabajar. Desde las siete de la mañana hasta las seis de la tarde durante cuatro días maravillosos , intensos , visité los templos budistas e hindúes enterrados en medio de la jungla de Camboya , a menudo varios kilómetros el uno del otro . Los antiguos templos están llenos de misticismo , drama y romance. Algunos están cubiertos con las raíces de serpentina de árboles que han crecido en, sobre ya través de sus paredes de roca durante cientos de años . De hecho , está claro que las raíces gigantescas amenazan con destruir los templos de Angkor , lo que hace una de las más amenazadas de los sitios del Patrimonio Mundial, así como una de las más bellas.

Durante el primer día de nuestra expedición , visité veinte templos en y alrededor del complejo religioso de Angkor Thom : Phimeanakas , Baphuon , Preah Palilay , el Palacio Real, la terraza del elefante , Bayon , Thommanon , Chau Say Tevoda , Ta Prohm , y otros . Recuerdo que cuando yo estaba revisando las fotos digitales al final del día, me di cuenta que una de las fotografías enigmáticas , icónicos del templo de Ta Prohm, con sus espectaculares raíces de los árboles que pretende ser representativo de mi ensayo fotográfico , tenía sido tomada con demasiado contraste , demasiado claroscuro, para mi gusto. A la mañana siguiente le mencioné mi preocupación a mi amigo Tek , quien de inmediato se trasladó cosas en nuestra agenda apretada alrededor para que yo pudiera volver atrás y volver a fotografiar el templo a principios del tercer día, antes de que saliera el sol .

Ese segundo día visité diez más templos alrededor Prasat Kravan , Pre Rup , Ta Som, Neak Pean , Preah Khan , Angkor Wat, y otros sitios . El tercer día volví a visitar Ta Prohm y visité otros cinco templos que se encontraban a cierta distancia : Banteay Srei , Kbal Spean , Lolei , Bakong y Preah Ko . Habíamos dejado a los templos más alejados para el último día – Phnom Kulen , Beng Mealea y Tonle Sap (el ” Gran Lago “) y el pueblo flotante . Dentro de las habitaciones oscuras y húmedas de los templos de piedra , de vez en cuando oía el sonido de lo que parecía ser perros ladrando . Miré para ellos, pero nunca pude verlos. Los sonidos resultaron ser las misteriosas llamadas de los geckos , lagartos pequeños asiáticos que se escondían debajo de las rocas .

Cada mañana en el desayuno , no habría exóticas frutas tropicales : rambután , mangostin , longan , lichi , y otros. Recuerdo vívidamente que el calor y la humedad eran bestiales . Sudaba tanto que mi permiso oficial para tomar fotos dentro de los templos arrancados , y en Bayon , los guardias no querían dejarme entrar , así que tuve que hacer arreglos con las autoridades para reparar mi permiso. Después de cada templo, nos refrescamos con varios litros de agua fría y palmeó blancas , toallas perfumadas sobre nuestros rostros , cuellos , cabezas y brazos para refrescarnos . El siempre ingenioso Tek mantiene las toallas en una nevera portátil en el maletero del coche.

El tercer día , después de volver a Ta Prohm para la segunda serie de fotografías , que conducía, muy temprano en la mañana, a un lugar cerca de 38 kilómetros al norte de Ciudad de Siem Riep: el famoso pequeño templo llamado rosa de Banteay Srei , con su intrincada , tallas detalladas . Siguiente nos dirigimos a 12 kilómetros al oeste y luego caminamos cuesta arriba por más de una hora , a lo largo de un camino empinado más de un kilómetro y medio de largo , hasta que llegamos a la cima de la montaña llamada Kbal Spean , donde el Ruisey , conocido como el ” rio de 1000 lingas ” y un afluente del Siem Reap , comienza. Un linga es un símbolo fálico masculino , un signo de la energía creativa , y es un elemento clave en la creación y la fertilidad de culto de las sectas hindúes que adoran al dios Shiva- linga es, esencialmente, un símbolo de Shiva. Los lingas aquí fueron talladas en las rocas en la orilla del río para fertilizar el agua que alimenta los arrozales en el valle de abajo y luego fluye a llenar los fosos que rodean los templos sagrados. De acuerdo a los creyentes, el agua que corre a lo largo de los lingas en el río se convierte en sagrado, e incluso mágico.

Pero dios Shiva es un dios de la destrucción , sino que es violenta, y exige sacrificios. Cuando llegamos a la cima de Kbal Spean , el cielo de pronto se volvió negro , las nubes estaban llenas de relámpagos , y quedaron atrapados en un aguacero torrencial. Totalmente empapado , buscamos refugio en una cornisa de piedra . En el oscuro interior de la cueva abierta , había un pequeño altar animista a las deidades ancestrales. Fuera de la cueva empezó a venir serpientes , ranas y murciélagos , dando vueltas alrededor de nuestras cabezas, nos acompañaron hasta que el aguacero había terminado. Huelga decir que no hace falta decir que dios Shiva se aprovechó de mi ingenuidad y sacrificó mi Leica , que murió en el acto , ya que su merecido tributo . Afortunadamente , mi fiel Nikon sobrevivió al ataque , por lo que podría completar el ensayo fotográfico que me puse a producir .

Bajamos de la cumbre lentamente , con cuidado de no caer en las rocas resbaladizas y lesionar a nosotros mismos. Todo por la pendiente fuimos acompañados por bandadas de mariposas de colores iluminando nuestro camino. A pesar de que hemos escuchado a los pájaros cantando después de la tormenta , tuvimos cuidado de no dejar que nos distraigan y se apartan de la senda, ya que había miles de minas terrestres sin explotar aquí , justo al lado de los caminos trillados. En silencio, me dije , ” Fotografiando los dioses no es fácil!”

Al día siguiente , hacia el norte de Siem Reap , nos llevó más de cien kilómetros a lo largo otro estrecho, retorcido , polvoriento, un carril de arcilla roja , camino sin pavimentar a rendir homenaje al Buda reclinado más grande del país . Situado a una altitud de 1.500 pies , la figura está tallada en una sola roca enorme . Se estima que alrededor de 900 años de antigüedad. Fue en este lugar histórico en 802 que el rey Jayavarman II estableció su ciudad real Phnom Kulen , y con él, el primer reino Khmer. Los visitantes pueden ascender y descender a partir de este sitio tropical rodeado de densa selva sólo durante ciertas horas . De pronto , la selva abrió y había llegado a la cima de Phnom Kulen . En esta montaña remota, el Khmer rindió homenaje a los espíritus de sus antepasados. Aquí los fieles practican una religión animista primitiva en la que la montaña, la tierra, el agua y el cielo , así como otros elementos naturales , tenían alma y eran venerados y temidos como dioses.

Nuestra siguiente parada fue Beng Mealea , un templo en medio de otra selva. Esta estructura se encuentra todavía en su estado sin restaurar , muchas de las piedras caídas de sus paredes , como un templo en Indiana Jones. Alrededor de él hay cientos de minas terrestres sin explotar . Se ha estimado que a partir de 1940 , más de 8 millones de minas terrestres fueron plantadas en Camboya, de la que 40.000 civiles han muerto o han sido heridos. Aunque el gobierno alemán ha ayudado a limpiar muchas de las minas , en torno a este templo todavía se pueden ver a muchos niños y adultos que están piernas debido a la intensificación en el lugar equivocado faltan. Esa noche , nos llevó más de dos horas para volver al hotel, 77 kilometros al sur.

Durante mi estancia en Camboya que hice lo que había venido a hacer : me había tomado más de 6.000 fotografías de los templos y personas. Yo había visitado treinta y ocho de los sitios arqueológicos más importantes asociadas a los templos hindúes y budistas , de un total de 910 monumentos. En mi búsqueda de la espiritualidad en los lugares sagrados , que había cubierto más de 400 kilómetros en coche.

Como epílogo a ese ensayo fotográfico , regresé al sudeste asiático el próximo verano ( 2011 ) , para continuar mi serie sobre el tema del budismo , los monasterios en los reinos del Himalaya en el Tíbet , Nepal y Bután , y los templos de Tailandia , un país que había sido vetada cuando comencé este viaje. Incluyo cuatro fotografías de ese viaje aquí como una especie de bono. Aunque estos templos no se relacionan físicamente con el complejo religioso de Angkor , siguen el estilo de los templos situados en Ayutthaya, el reino de Siam (Tailandia ) que invadió Angkor en la mitad del siglo XV y fue, por tanto , la causa de su declive y el otoño. Su arquitectura es de la misma época que Angkor , por lo que las fotografías pueden servir como un documento de los templos de esa nación conquistadora de la época.

Este ensayo fotográfico es una parte integral de la visión filosófica de la vida, que está íntimamente ligada a la espiritualidad y en la naturaleza imposible de erradicar las imágenes de los restos de los imperios anteriores a nuestras propias enormes complejos , religiosos en su estado sin restaurar , en medio de las selvas tropicales , abandonada por la civilización , pero se recuperó por la naturaleza. Los monumentos de piedra ancestrales siguen siendo todavía , mientras pasa el tiempo. El paso del tiempo . En lo que el tiempo parece haberse desvanecido . El tiempo eterno .

 

Héctor Méndez Caratini
Isla Verde, Puerto Rico
Septiembre de 2011

Rosa de Asia

 

Introducción

La historia de Angkor, y de sus monumentos históricos , está íntimamente relacionada con la historia del imperio Khmer. Más de dos docenas de gobernantes , que participan en seis siglos de reinados sangrientos y batallas interminables con los reinos vecinos , figura en la crónica de este imperio altamente evolucionado , su ascenso y caída. Angkor civilización entró en existencia durante el período 802-1431 dC El reino se extendía desde el oeste hasta la moderna frontera entre Tailandia y Birmania hasta el final a Wat Phu , en Laos, en el norte, y el Reino de Champa , en Vietnam, en el este.

Durante la mayor parte de ese tiempo , Angkor fue la capital de la antigua Camboya . El nombre de ” Angkor ” se deriva de la palabra sánscrita nagara , que significa “ciudad ” (ambos en una ciudad real y el territorio controlado por el monarca , el reino o estado) , modificado para Nokor , por lo tanto, angkor . ” Angkor Wat” significa literalmente “Ciudad de los Templos ” y ” Angkor Thom “, “The Magnificent City. ” El nombre de Angkor ahora se utiliza para designar el reino de Camboya que ejerce autoridad sobre la población jemer del siglo IX al XV. Hoy en día es uno de los mayores sitios de arquitectura del mundo, un legado a la humanidad de la civilización Khmer.

El centro de la civilización Khmer estaba ubicado en el área de lo que hoy es Angkor Wat , que se encuentra en la llanura de la provincia de Siem Reap , al norte de Tonle Sap , el “Gran Lago “, el lago más grande en el sudeste de Asia y el agua dulce más productivas pesca en el mundo. El lago y su conexión con el río Mekong crean una gran cantidad de recursos naturales que apoya una de las civilizaciones más majestuosas de la tierra , el Khmer. Desarrollaron un sistema altamente eficiente de riego que controla las aguas del río Mekong y activar el Khmer de desarrollar una cultura urbana próspera basada en una economía agrícola . Su uso experto de los embalses y su extensa red de canales creó una industria arrocera capaz, según algunos expertos , de la alimentación de los aproximadamente un millón de habitantes de Angkor – zona metropolitana más grande del siglo XII.

La posición geográfica de Angkor era de importancia estratégica en el control del comercio en las rutas marítimas de todo el delta del Mekong, el Golfo de Tailandia, y el estrecho istmo de Kra , que separa Asia oriental de la India. Los arqueólogos datan los orígenes de contacto de la India con el sudeste asiático para antes de la era cristiana. Por el segundo dC, la evidencia indica siglo , hubo una actividad comercial ocupado dentro de la región . Fue este comercio con la India (oro , especias y diversos productos forestales ) que trajo el Khmer su primera exposición a lo que serían sus contactos culturales primarios y les presentó a las religiones del hinduismo y el budismo Mahayana. Arte jemer , la arquitectura y las creencias religiosas venían directamente de la India, cuya influencia fue crucial en el desarrollo de la civilización Khmer.

El hinduismo o brahmanismo , que hizo un gran impacto en la civilización Khmer , se deriva de la religión védica , que se puso en el subcontinente indio por los arios hacia la mitad del segundo milenio antes de Cristo En la India, vedismo coexistió con la adoración de deidades de la naturaleza animistas indígenas y cultos de antepasados ​​vinculados al inframundo. En el brahmanismo , el principio divino está vinculada a dioses individuales, tales como Vishnu , Shiva , Brahma y otros.

En la Trinidad hindú , Vishnu es el Protector , el dios que preserva el orden universal y lucha para restaurar la armonía . Shiva , por otro lado , se ve como el destructor . Él trae cada kalpa ( ciclo mundial ) a su fin con su danza de la destrucción. El extremo de cada kalpa significa el comienzo de la siguiente , de manera que sigue el renacimiento destrucción . La tercera divinidad es Brahma, la personificación de la energía sagrada y evocado en los sacrificios sacerdotales.

Este mosaico de ideas procedentes de la India se llevó a cabo en el plano terrenal en una forma altamente centralizado de gobierno , lo que refleja el cosmos religiosas. La jerarquía de los dioses fue promulgada por lo tanto en el mundo de los hombres . El rey estaba en la cumbre del orden social jerárquico y fue responsable de la prosperidad del reino, como el dios supremo mantenía el orden y la unidad cósmica en las esferas celestiales . Los monarcas de Angkor adoptaron el concepto hindú de devaraja , ” el dios que es el rey” o ” rey de los dioses”, en el cual el rey era venerado como la encarnación del dios Vishnu , la deidad hindú supremo, el protector.

La mayoría de los templos en el imperio de Angkor fueron dedicados ya sea a Vishnu o Shiva. Apsaras ( ninfas celestiales representados en la danza tradicional camboyana ) adornan algunas de las paredes de los templos , que se cree que son los santos templos de los dioses supremos. Hinduismo dominado hasta el final del siglo XII , cuando se dio paso al budismo Mahayana.

Se cree que el príncipe Siddhartha Gautama (también conocido como Sakyamuni , un título de Buda , que significa ” vidente del clan Sakya ” ) nació en Lumbini, en las estribaciones de la cordillera del Himalaya , en el sur de Nepal, alrededor del siglo V aC Más adelante, él alcanzó la iluminación y se convirtió en Buda. La evolución histórica del budismo fue muy complejo, pero con el tiempo llegó a haber dos ramas principales : budismo Theravada ( el “Gran Vehículo” ) y el budismo Mahayana (el ” vehículo menor “) . La escuela Theravada del budismo , que significa literalmente ” la sabiduría de los ancianos “, enfatiza la humanidad del Buda como un ser humano que dejó la tierra cuando él murió, no para volver a nacer de nuevo. Mientras que el budismo Mahayana , por el contrario , se centra en la doctrina de la reencarnación . Mahayana predica una forma de vida en la que la salvación del alma – lo que significa el fin del ciclo de la reencarnación mediante la introducción de nirvana (el estado de no-ser nacido de nuevo – ) – se puede lograr después de muchas reencarnaciones por medio de la meditación. Los nombres apuntan a la distinción entre el énfasis de Theravada de iluminación individual y el ideal de Mahayana de la iluminación de todos los seres.

Tanto el hinduismo y el budismo desempeñaron un papel importante como los pilares políticos, religiosos y filosóficos de la civilización Khmer. A través de estas religiones , el rey era reverenciado como un rey- dios, que le permitió gobernar el país como monarca absoluto con soberanía espiritual sobre su pueblo , mejorando así la unidad del reino . Reyes sucesivos fueron capaces de movilizar enormes recursos humanos para servir al ejército, mantener extenso sistema de riego del reino, y la construcción de numerosos caminos y templos masivos.

La antigua Khmer eran arquitectos conocedores , artesanos y artesanos en el arte de la talla en piedra , como se evidencia por los cientos de templos y monumentos que construyeron durante los siglos. La mayor parte de su historia escrita se pueden encontrar en las viejas inscripciones Khmer y sánscrito talladas en las piedras del templo. Algunas de las inscripciones más antiguas datan del siglo quinto. El esplendor de estos monumentos y sus entornos espectaculares nos muestran cuán rico e importante es este grupo de monumentos históricos en Camboya.

Los gobernantes Khmer : una cronología de los reyes de Angkor

El período comprendido entre el comienzo de la era cristiana hasta finales del siglo VIII se conoce como el Período de Pre- Angkorean . Fue durante este tiempo que la civilización jemer clásica surgió . Este período es a menudo conocido como el tiempo de ” Indianization ” o ” Hindunization “, ya que muchos de los elementos claves de la cultura india , como las lenguas, religiones, y el concepto de la realeza fueron adoptadas durante estos siglos . Fue un momento en que varios reinos independientes convivieron codo a diversos grupos monumento lado y se construyeron , como Angkor Borei y Phnom Da en el estado moderno de Takeo, donde se han encontrado las más antiguas ciudades reales de Camboya .

Rey Isnavarman I ( r. 610-628 ) gobernó sobre la mayor parte de Camboya, y su reino no representa una etapa importante en el camino hacia la unificación Khmer . Fue el responsable de la construcción del templo en Sambor Prei Kuk , estableciendo así el primer monumento del estilo de Pre- Angkorean de la arquitectura. En el séptimo y octavo siglo, cuando Sambor Prei Kuk fue llamado Isanapura , sirvió como la capital de Chenla . Los templos de esta época fueron construidas generalmente de ladrillo, con piedra arenisca reservado para elementos decorativos en los marcos de las puertas y dinteles . Isnavarman I fue seguido por un linaje de varios sucesores , incluyendo Bhavavarman II y Jayavarman I, que en conjunto permitió que el imperio se desintegra en pequeños estados .

El país permaneció en este estado ruinoso hasta finales del siglo VIII, cuando Jayavarman II ( r. 790-835 ) se convirtió en rey . Su reinado marcó el inicio del Período Angkorean . Se instaló primero en Mahendraparvata , en el Kulen Hills, y más tarde, en 802, fue ungido cakravartin ( ” emperador del mundo ” o “el rey de reyes” ) a Phnom Kulen , de la que el asiento de poder que unía los territorios cercanos . Este acontecimiento histórico es visto como un hito importante en la evolución del Khmer en nación, y se celebra como el momento en que la identidad nacional del país se forjó .

Phnom Kulen es una serie de mesetas que llegan a casi 500 metros de altura. Los ríos que bajan de esta meseta jugaron un papel religioso importante en la cultura del país . El agua que se eleva en los manantiales de las montañas se cree que es sagrado, como se dice Jayavarman haberse bañado en ella. A medida que el agua fluye hacia abajo en los arroyos y ríos , pasa por encima de una serie de esculturas de linga ( representaciones abstractas del dios Shiva que toman la forma de pilares generalmente talladas en piedra , la linga es un símbolo fálico que representa la fertilidad) , las imágenes de Vishnu recostado en el naga Ananta ( la serpiente divina en la que Vishnu descansa entre los ciclos del mundo, y un símbolo de la eternidad ) , y otros iconos , antes de que finalmente fluye hacia abajo a la llanura de abajo para fertilizar los campos de arroz y llenar el baray ( una gran reserva de agua , lo que representa simbólicamente el océano cósmico ) y fosos de los templos.

El régimen de Jayavarman II era una réplica de la monarquía hindú. Construyó numerosos templos en todo el imperio para la adoración y la alabanza de los dioses hindúes y puso en práctica el culto de devaraja como una declaración de los derechos del rey , en virtud de su pretensión de divinidad, de ejercer autoridad total e incuestionable sobre su pueblo . Este culto sánscrito destacó la importancia del dios Shiva como el protector del país y su prosperidad. Último lugar de residencia de Jayavarman II fue Hariharalaya , una antigua capital de la región de lo que hoy es Roluos , a orillas del Tonle Sap, y esta ciudad sigue siendo la capital del Khmer bajo sus dos inmediatos sucesores , Jayavarman III y Indravarman I.

Jayavarman III ( r. 835-877 ) comenzó la construcción de la pirámide de la laterita del templo Bakong . En el interior del templo es el dios Shiva , en forma de un linga . El templo de Preah Ko, otro ejemplo de un santuario de culto dedicado a Shiva , fue consagrada en el año 879 por Indravarman I ( r. 877-889 ). Indravarman también construyó un enorme depósito de agua , que tenía un significado religioso .

A finales del siglo IX , la capital del imperio de Yasovarman I ( r. 899-910 ) se estableció en Phnom Bakheng, una de las pocas colinas en la región de Angkor. La colina de Bakheng simbolizaba el Monte Meru. Yasovarman he seleccionado como el centro de la nueva ciudad de Yasodharapura , ahora conocido como Angkor. Los cimientos de la gran Phimeanakas fecha templo para el reinado de Yasovarman , quien también construyó la Baray Oriental , una enorme reserva de más de 7 km de largo . Ya antes, en 893, Yasovarman había construido los Lolei , Phnom Krom y Phnom Bok templos. Después de su muerte, sus dos hijos continuaron la dinastía.

Baksei Chamkrong , construido por Harshavarman I ( r. 915-923 ) , es en la forma de un templo – montaña que representa el Monte Kailash , una montaña situada en lo alto de la cordillera del Himalaya , simbólicamente visto como la manifestación terrenal del mítico Monte Meru – que de acuerdo con cosmologías y los mitos de origen de las religiones asiáticas es considerado como el Axis Mundi , el centro y el lugar de nacimiento de todo el mundo. A la muerte de Isanavarman II ( r. 923-928 ) , se produjo un cambio en la sucesión real y el trono fue a Jayavarman IV ( r. 928-941 ), quien repentinamente se trasladó la capital a Koh Ker y construyó el templo de ladrillo de Prasat Thom.

Con la adhesión al trono de Rajendravarman ( r. 944-968 ), rey del antiguo reino de Bhavapura , las instituciones reales y religiosos volvió a Angkor, donde permanecieron hasta que la capital fue abandonada en 1431. Rajendravarman construyó varios templos durante su reinado , como el Pre Rup , Mebon , un templo “isla” en medio del embalse ; Bat Chum , y Srah Srang.

Rey Rajendravarman fue sucedido por su hijo Jayavarman V ( r. 968-1000 ) , que construyó varios templos , entre ellos Ta Keo, el Khleang del Norte, y el gopura ( la puerta de entrada ) del Palacio Real . Yajnyavaraha , un consejero eminente para Jayavarman V , construido los santuarios célebres del templo de Ishvarapura , ahora conocido como Banteay Srei . Este templo fue consagrado en el 967 , en honor al último año del reinado del padre de Jayavarman . Hay tres prasat ( desde el prasada indio, un templo de la pirámide en terrazas en la forma de una torre ) en el primer recinto, que también alberga dos bibliotecas . El templo es famoso por su construcción de piedra arenisca de color rosa y decoración excepcional. La torre santuario central y la torre sur fueron dedicados a Shiva, Vishnu , mientras que era adorado en la torre norte. Jayavarman V fue sucedido por Udayadityavarman , que gobernó sólo dos años antes de ser expulsado del poder y asesinado . Sus dos hijos se disputaban el trono , y el resultado fue de ocho años de lucha fratricida.

Este podría ser el momento para hacer una pausa y observe que en los estados imperiales , el poder tiende a derivar de control de los militares . El caso del reino Khmer no es una excepción , como podemos ver en las famosas esculturas de bajo relieve en las paredes de Angkor Wat : líneas de arqueros apuntan hacia arriba para defenderse de los enemigos. Los soldados utilizan muchos tipos de armas en la guerra Khmer , incluyendo lanzas , espadas , dagas y escudos , así como catapultas y balistas soportados en carros con ruedas , remolcada por los elefantes.

La lucha por el poder terminó en 1010 con una victoria final por Suryavarman I ( r. 1002-1049 ) . ” Surya ” es el nombre que se da en algunas partes de la India a la poderosa deidad del sol. El nuevo rey construyó el Palacio Real de Angkor Thom, cuatro grandes templos de Shiva, y un nuevo depósito , el Baray Occidental. Fue sucedido por su hijo Udayadityavarman II ( r. 1050-1066 ) , quien construyó el Baphuon , un gran templo – montaña cuyo centro de torre del santuario estaba cubierto originalmente en bronce. El hermano de Udayadityavarman Harshavarman III ( r. 1066-1080 ) accedió al trono y , como eventos fueron para probar , se convirtió en el último rey de esta dinastía.

Después Harshavarman III , un nuevo linaje de reyes ascendió al trono . Estos gobernantes vinieron de la meseta de Khorat , en la actual Tailandia. Después de dos reinados , los de Jayavarman VI y Dharanindravarman I, Suryavarman II ( r. 1113-1150 ) ocupó el poder . Suryavarman II abrazó la fe Vaishnavite . Beng Mealea fue construido durante su reinado. Este rey participa en varias campañas militares para expandir el imperio, y durante su reinado el reino Khmer creció para incluir a más territorio de lo que había poseído en virtud de cualquiera de sus predecesores . Este período , entonces, marca la cima del poder y la influencia de Angkor. La construcción de Angkor Wat fue el mayor logro del reinado de Suryavarman II , que marca los inicios de la arquitectura Angkorean.

Angor Wat cae en la categoría de los templos- montañas , que son monumentos construidos en forma de pirámides escalonadas . La pirámide está asociado con el concepto indio del templo como el microcosmos , tanto del mundo de los hombres y el hogar de los dioses celestes, que se cree que residen en las montañas. Las pirámides , entonces, eran vistos como la prestación de los dioses con un hogar en el que residir en la tierra, ayudando así a los seres humanos y garantizar su prosperidad.

Hindúes, budistas y jainistas cosmografía ver la montaña mitológica Monte Meru como eje del universo y el hogar de todos los dioses. Angkor Wat se ciñe a las descripciones tradicionales del monte Meru. Tiene una prasat central que se elevaba por encima de su base, contrapesada por cuatro torres más pequeñas en las esquinas. Además, sus cuatro fosos concéntricos lo convierten en el modelo ideal de la residencia de Vishnu en la tierra. El templo está orientada al oeste , una orientación que tiene una implicación funerario, y de hecho alberga relicario del rey. Su foso y muralla abarcan casi quinientos acres , lo que es el edificio religioso más grande en el mundo.

Después de la muerte de Suryavarman II , las principales revueltas en las provincias causaron malestar político serio y confusión. Otros dos reyes siguieron, Yasovarman II y Tribhuvanadityavarman , pero ellos vinieron y se fueron , en gran parte infructuosamente , en tres décadas. La invasión Cham en 1177 fue otro evento importante durante este período. Esta invasión dio lugar a la muerte de Tribhuvanadityavarman ( r. 1165-1177 ) , el saqueo de Angkor, y su sometimiento a la dominación extranjera desde el vecino reino de Champa , en lo que hoy es el centro de Vietnam.

Jayavarman VII ( r. 1181-1220 ), organizó y dirigió la lucha del Khmer por la independencia y en menos de cinco años de éxito en expulsar a los invasores y establecer su hegemonía sobre todos sus rivales camboyanos. Fue coronado en 1181 y llevó a cabo los mayores proyectos de construcción en la historia de Angkor. Durante los treinta y nueve años de reinado de 12 kilómetros de largo muro fue construido alrededor de Angkor Thom. La pared contenía una impresionante puerta de entrada adornada con rostros de los tutores que proporcionan protección y el acceso a la ciudad. Jayavarman VII también hizo modificaciones importantes en el Palacio Real, construido una extensa red de carreteras principales para facilitar el transporte, y construyó más de dieciséis principales monumentos y cientos de templos y hospitales de todo el imperio, entre ellos Ta Prohm, Preah Khan, Ta Som, Banteay Kdei , y el Bayon .

Jayavarman VII también introdujo cambios importantes en la religión. Bajo él , el budismo Mahayana fue adoptado como la religión del estado , desplazando a los dioses hindúes. Con todo, el reinado de Jayavarman VII se considera el cenit del Imperio de Angkor y de la civilización Khmer.

Fue seguido por Indravarman II ( r. 1220-1243 ) , cuyo poder comenzó a declinar . El siguiente rey , Jayavarman VIII ( r. 1243-1295 ) , era un devoto seguidor del hinduismo y un enemigo brutal del budismo , el responsable de la destrucción masiva de miles de estatuas de Buda en todo el imperio. Él restauró una serie de templos hindúes importantes y restableció el culto a Shiva como la religión del reino.

Después, bajo Srindravarman ( r. 1295-1307 ) , el budismo Theravada ( vehículo menor budismo) se convirtió en la religión del reino , y este momento representa el cambio religioso y cultural más importante de la historia de Camboya . Muchos templos de madera fueron construidos durante este período , a pesar de que han perecido con el tiempo. Budismo Theravada fue introducido desde Sri Lanka ( Ceilán) y se infiltró gradualmente en las personas.

En la mitad del siglo XIV, los ejércitos de Ayutthaya , el estado siamés en la cuenca del río Chaophaya hacia el oeste , en la actual Tailandia, invadieron y se apoderaron de Angkor. En 1431 la ciudad entró en un lento declive . Rey Dhammashokaraja fue removido del poder y asesinado. Su hijo Ponhea Yat le sucedió, pero pronto , decidiendo que la ciudad era demasiado vulnerable y demasiado difícil de defender , decidió abandonar la capital. En 1434 se trasladó la capital al sitio en el que la ciudad de Phnom Penh se ubica actualmente . Allí se construyó un palacio real y una estupa en forma de campana ( un santuario budista en la forma de una cúpula , que contiene las reliquias budistas, un lugar de culto ).

Conclusión

Cuando Angkor fue abandonada y dejó de ser la capital del estado de Khmer , sus tesoros artísticos fueron saqueados y miles de edificios religiosos fueron dejados a los estragos del tiempo . Pronto , comenzaron a ser engullido por la selva tropical, y desaparecieron de vista histórico. Pero esta legendaria civilización no fue del todo perdido, ni tampoco fue olvidado. El gobierno real continuó , su cultura sigue estando dominado por las tradiciones Theravada.

Las enseñanzas del budismo Theravada se enfrentaron directamente con la creencia original del pueblo jemer , como lo enseñó a su gente a buscar la auto – iluminación, abandonar las cosas del mundo , y dejar de lado las creencias superstición, lo que indirectamente significaban todas las deidades . Con estas enseñanzas , las actitudes del individuo común hacia sus dioses hindúes , así como hacia el dios-rey , cambiaron por completo y esto a su vez condujo al debilitamiento gradual del imperio , que finalmente se derrumbó en la primera mitad del siglo XV.

Durante este último período , núcleos agrarios del interior comenzaron a dar paso a florecientes centros comerciales cerca de la costa. El comercio con la dinastía Ming de China se incrementó . Los eruditos especulan que las direcciones cambiantes de las rutas comerciales hacia y desde los países vecinos tuvieron una influencia decisiva en Angkor como centro estratégico. Mucho , sin embargo, aún permanece en la oscuridad. La economía y la geografía de Angkor como un complejo urbano masivo aún necesita ser estudiado en mayor profundidad.

Irónicamente , lo que al principio se convirtió en el símbolo del triunfo de la religión hindú en el imperio Khmer ahora se ha convertido en el monumento budista más importante de Camboya. Hoy en día , las comunidades enteras de azafrán con túnicas monjes Theravada se puede ver orando y meditando en el interior de este antiguo monumento viviente. Las emanaciones más profundos de la eterna búsqueda de la humanidad para un lugar sagrado dan a esta cultura atemporal su belleza, su magia, su lugar místico en la tierra. Angkor Wat es el monumento más conocido en el sudeste asiático y la mayor obra maestra de la arquitectura jemer , el arte, y de la mano de trabajo la religión en la mano.

 

Héctor Méndez Caratini
Isla Verde, Puerto Rico
Septiembre de 2011

The history of Angkor, and of its historic monuments, is intimately related to the history of the Khmer empire. Over two-dozen rulers, involved in six centuries of bloody reigns and endless battles with neighboring kingdoms, figure in the chronicle of this highly evolved empire, its rise and fall. Angkor civilization came into existence during the period from 802 to 1431 A.D. The kingdom stretched from as far west as the modern Thailand-Burma border all the way to Wat Phou, in Laos, in the north, and the Kingdom of Champa, in Vietnam, in the east.

Héctor Méndez Caratini

Reflections on Eternal Time

Héctor Méndez Caratini

 

If the world is to become a peaceful place, we must all start out with inner peace.

Dalai Lama

 

I have written these notes on my journey to Southeast Asia after returning from an intense month-long photographic expedition, a pilgrimage to the heart of the Khmer Empire and other distant places. It has been my desire to communicate to others my great love for nature and for the eternal quest for spirituality. I confess that I have never felt more fully realized than when I was within that beautiful tropical Asian setting where, meditating on the solitude of the temples, surrounded by jungle, one enters a private and intimate communion with nature. In that place there is absolute silence, broken only by birdsong and the noises of exotic animals, and one feels accompanied by the gods.

It was several decades ago that I first became fully aware of the ancestral Hindu and Buddhist temples of Angkor in the remote jungles of Cambodia, thanks to pioneering works by several photographers, among them the black-and-white photos of Austrian Ernst Haas and Frenchman Marc Riboud. More recently there have been Japanese Kenro Izu’s impressive platinum/palladium and carbon-pigment prints, harking back to nineteenth-century techniques. Of course I had known of historic nineteenth-century publications by Charles-Emile Bouillevaux, Henri Mouhot, and Doudart de Lagrée, old drawings and prints, and images taken by the seminal photographers of a century-and-a-half ago: John Thompson, Charles Carpeaux, and others.

This journey that I wanted to take was unique. All my life as a professional photographer I had wanted to go there one day, to the other side of the planet, to make my own images of this mythical, magical place. It was the logical continuation of my previous documentation of religious subjects, such as: Searching for Miracles in Puerto Rico (1979–1988), María Lionza in Venezuela (1992), Gagá and Voodoo in the Dominican Republic (1994–1995), Kali and Mariaman in Martinique (1993–1997), Orixás in Brazil (1994-1995), and the Inkas in Peru (1974–2008). I knew I could also draw on the photo-documentation I had done of Petroglyphs in Puerto Rico (1975–1995) and the Coffee Plantations of the island (1987–1990). Our coffee plantations and the buildings and people on them would make a wonderful contrast with the architecture of the Khmer temples, both series done in the color of memory, sepia-toned black-and-white. I had spent over three and a half decades photographing humankind’s cultural heritage!

I remember thinking that Cambodia was just too far from my tropical island, and that it was still reeling from a catastrophe that had horrified the world—its recent history of genocide, with the bloody massacre of 18% of its population. In the 1970s, Cambodia was known as Democratic Kampuchea, and it may have been the most revolutionary government in the world at that time. The country was led by Saloth Sar, the infamous “Pol Pot.” Pol Pot was the secretary-general of the Cambodian Communist Party, which in pre-revolutionary times was known by foreigners as the Khmer Rouge—the Red Khmer.

From 1975 to 1979, this Asian nation was immersed in a bloody civil war under the Khmer Rouge regime. In less than four years, during the genocide, about 1.4 million Cambodians, one in six, died from illness, forced labor, malnutrition, and starvation. Another 200,000 Cambodians were imprisoned by government soldiers and executed as enemies of the state. Many were buried in over 20,000 mass grave sites, known now forever as the infamous Killing Fields. On January 7, 1979, a hundred thousand soldiers of the Communist Vietnamese army invaded Phnom Penh, Cambodia’s capital, and overthrew the government of Pol Pot and the dreadful Khmer Rouge.

As time passed, a window of peace opened, and I began to mentally prepare myself to visit Cambodia. I also wanted to visit Thailand on the same trip, but Thailand was enveloped in bloody street battles at the time, under a state of siege: the civilian population was trying to overthrow the government and the situation made it very risky for a foreigner like me to carry out a photographic mission.

After returning from my trips to Machu Picchu (1974 and 2008) and the dense Amazonian jungles of Peru in 2008 (from which an exhibit and book emerged—Inkaterra: A Suite in Three Movements), I began preparing for my next photographic expedition, which I planned for the summer of 2010. I wanted to continue to document sacred places, those declared a World Heritage Site by UNESCO.

In late 2009, more than six months before I was to leave, I asked my dear friend and travel agent Celina Barasorda to help me coordinate the complicated logistics of airline flights and hotels in Asia. On the internet, I contacted the concierge at the Raffles Grand Hotel d’Angkor, who reserved a car with a driver and a private guide, both knowledgeable about the needs of photographers. I had no desire to travel in a bus full of tourists that would stop for a few minutes at designated photo-sites; I wanted to take my own time—all the time I needed—and photograph only the places that I really wanted to.

Upon my arrival at Siem Reap, Cambodia, my driver, Huy Sophai, was waiting for me at the airport, and he was soon telling me horrifying stories about the ill-fated Khmer Rouge—how at the age of seven he had miraculously escaped death by fleeing through the jungle, where he hid, alone, for over a week. When he came out, he found his entire family murdered and dismembered by the militia. Later, when I met Lap Tek, my personal guide, he told me a similar story. He and his sister had been the only survivors of a Khmer Rouge massacre. The wounds were still fresh, and the collective memory of the humble inhabitants of Cambodia had not yet scarred over. My chain-smoking guide had a great deal of experience taking professional photographers, and international TV crews, to sites they wanted to film in the dangerous Cambodian jungles.

At the hotel, I showed Lap Tek the list I’d prepared—some forty temples in the Angkor religious complex that I was interested in photographing. He put them in order and the next day we went to work. From seven in the morning until six in the evening for four wonderful, intense days, I visited the Buddhist and Hindu temples buried in the midst of the Cambodian jungle, often several kilometers from one another. The ancient temples are filled with mysticism, drama, and romance. Some are covered with the serpentine roots of trees that have been growing in, on, and through their rock walls for hundreds of years. In fact, it is clear that the gigantic roots threaten to destroy the temples, which makes Angkor one of the most endangered of the World Heritage Sites, as well as one of the most beautiful.

During the first day of our expedition, I visited twenty temples in and around the religious complex of Angkor Thom: Phimeanakas, Baphuon, Preah Palilay, the Royal Palace, the Elephant Terrace, Bayon, Thommanon, Chau Say Tevoda, Ta Prohm, and others. I remember that as I was reviewing the digital photos at the end of the day, I realized that one of the enigmatic, iconic photographs of the temple Ta Prohm, with its spectacular tree roots I intended to be representative of my photo-essay, had been taken with too much contrast, too much chiaroscuro, for my taste. The next morning I mentioned my preoccupation to my friend Tek, who immediately moved things in our tight schedule around so that I could go back and re-photograph the temple early the third day, before the sun came up.

That second day I visited ten more temples around Prasat Kravan, Pre Rup, Ta Som, Neak Pean, Preah Khan, Angkor Wat, and other sites. The third day I revisited Ta Prohm and visited five more temples that were some distance away: Banteay Srei, Kbal Spean, Lolei, Bakong, and Preah Ko. We had left the temples farthest away for the last day— Phnom Kulen, Beng Mealea, and Tonle Sap (the “Great Lake”) and the floating village. Inside the dark, damp rooms of the stone temples, every so often I would hear the sound of what seemed to be dogs barking. I looked for them, but I could never see them. The sounds turned out to be the mysterious calls of the geckos, small Asian lizards that hid under the rocks.

Each morning at breakfast, there would be exotic tropical fruits: rambutan, mangostin, longan, lychee, and others. I vividly recall that the heat and humidity were beastly. I sweated so much that my official permit to take photos inside the temples ripped, and at Bayon, the guards didn’t want to let me in, so I had to make arrangements with the authorities to repair my permit. After each temple, we refreshed ourselves with several liters of cold water and patted white, perfumed towels over our faces, necks, heads, and arms to cool ourselves. The always-resourceful Tek kept the towels in a cooler in the trunk of the car.

The third day, after going back to Ta Prohm for the second set of photographs, we drove, very early in the morning, to a place some 38 kilometers north of Siem Reap: the famed tiny pink temple called Banteay Srei, with its intricate, detailed carvings. Next, we drove 12 kilometers to the west and then walked uphill for over an hour, along a steep path more than a kilometer and a half long, until we reached the top of the mountain called Kbal Spean, where the Ruisey, known as the “river of 1,000 lingas” and a tributary of the Siem Reap, begins. A linga is a male phallic symbol, a sign of creative energy, and it is a key element in the creation and fertility cult of the Hindu sects that worship the god Shiva—the linga is, essentially, a symbol of Shiva. The lingas here were carved into the rocks on the shore of the river to fertilize the water that nourishes the rice paddies in the valley below and then flows on to fill the moats that surround the sacred temples. According to believers, the water that runs over the lingas in the river becomes sacred, and even magical.

But god Shiva is a god of destruction; he is violent, and demands sacrifices. When we reached the summit of Kbal Spean, the sky suddenly turned black, the clouds were filled with lightning, and we were caught in a torrential downpour. Totally drenched, we sought refuge in a rock overhang. In the dark interior of the open cave, there was a tiny animist altar to the ancestral deities. Out of the cave there began to come snakes, frogs, and bats, whirling around our heads; they accompanied us until the downpour was over. Needless to say, it goes without saying that god Shiva took advantage of my naiveté and sacrificed my Leica, which died on the spot, as his due tribute. Fortunately, my faithful Nikon survived the onslaught, so I could complete the photo-essay that I’d set out to produce.

We descended from the summit slowly, taking care not to fall on the slippery rocks and injure ourselves. All down the slope we were accompanied by flocks of colorful butterflies lighting our way. Even as we listened to the birds singing after the storm, we were careful not to let ourselves be distracted and stray from the path, since there were thousands of unexploded land mines here, just off the beaten track. I silently told myself, “Photographing the gods is not easy!”

The next day, heading north from Siem Reap, we drove over a hundred kilometers along another narrow, twisting, dusty, one lane red-clay, un-paved road to pay homage to the country’s largest reclining Buddha. Located at an altitude of 1,500 feet, the figure is carved from a single enormous rock. It is estimated to be around 900 years old. It was in this historic place in 802 that King Jayavarman II established his royal city Phnom Kulen, and with it, the first Khmer kingdom. Visitors are allowed to ascend to and descend from this tropical site surrounded by dense jungle only during certain hours. Suddenly, the jungle opened and we had reached the summit of Phnom Kulen. On this remote mountaintop, the Khmer paid homage to the spirits of their ancestors. Here worshippers practiced a primitive animistic religion in which the mountain, the earth, the water and the sky, as well as other natural elements, had souls and were venerated and feared as gods.

Our next stop was Beng Mealea, a temple in the midst of another jungle. This structure is still in its unrestored state, many of the stones fallen from its walls, like a temple in Indiana Jones. Around it there are hundreds of unexploded land mines. It has been estimated that beginning in 1940, over 8 million land mines were planted in Cambodia, from which 40,000 civilians have died or been injured. Although the German government has helped clean up many of the mines, around this temple one can still see many children and adults who are missing legs due to stepping in the wrong place. That evening, it took us over two hours to get back to the hotel, 77 kilometers to the south.

During my stay in Cambodia I did what I had come to do: I’d taken over 6,000 photographs of the temples and people. I had visited thirty-eight of the most important archaeological sites associated with the Hindu and Buddhist temples, of a total of 910 monuments. In my search for spirituality in the sacred places, I’d covered over 400 kilometers by car.

As an afterword to that photo-essay, I returned to Southeast Asia the next summer (2011), to continue my series on the subject of Buddhism, the monasteries in the Himalayan kingdoms of Tibet, Nepal, and Bhutan, and the temples in Thailand, a country that had been vetoed when I first began this journey. I include four photographs from that trip here as a kind of bonus. Although these temples are not physically related to the Angkor religious complex, they follow the style of the temples located in Ayutthaya, the kingdom of Siam (Thailand) that invaded Angkor in the mid-fifteenth century and was, therefore, the cause of its decline and fall. Their architecture is of the same period as Angkor’s, and so the photographs can serve as a document of that conquering nation’s temples of the time.

This photo-essay is an integral part of my life’s philosophical vision, which is intimately tied to spirituality and nature—ineradicable images of the remains of empires prior to our own, enormous religious complexes in their unrestored state, in the middle of tropical jungles, abandoned by civilization but recovered by nature. The ancestral stone monuments remain still, while time passes. The passage of time. In which time seems to have faded. Eternal time.

September 23, 2011
Isla Verde, Puerto Rico

Asian Rose

 

Introduction

The history of Angkor, and of its historic monuments, is intimately related to the history of the Khmer empire. Over two-dozen rulers, involved in six centuries of bloody reigns and endless battles with neighboring kingdoms, figure in the chronicle of this highly evolved empire, its rise and fall. Angkor civilization came into existence during the period from 802 to 1431 a.d. The kingdom stretched from as far west as the modern Thailand-Burma border all the way to Wat Phou, in Laos, in the north.

During most of that time, Angkor was the capital of ancient Cambodia. The name “Angkor” is derived from the Sanskrit word nagara, which means “city” (both a royal city and the territory controlled by the monarch, the kingdom or state), modified to nokor, hence angkor. “Angkor Wat” literally means “City of Temples” and “Angkor Thom,” “The Magnificent City.” The name Angkor is now used to designate the Cambodian kingdom that exercised authority over the Khmer population from the ninth to the fifteenth century. Today it is one of the world’s greatest architectural sites, a legacy to humanity from the Khmer civilization.

The center of Khmer civilization was located in the area of what is now Angkor Wat, which is situated on the plain of Siem Reap province, north of Tonlé Sap, the “Great Lake,” the largest lake in Southeast Asia and the most productive freshwater fishery in the world. The lake and its connection to the Mekong River created an abundance of natural resources that supported one of the most majestic civilizations on earth, the Khmer. They developed a highly efficient system of irrigation that controlled the waters of the Mekong River and enabled the Khmer to develop a prosperous urban culture based on an agricultural economy. Their expert use of reservoirs and their network of canals created a rice industry capable, some experts say, of feeding the estimated one million inhabitants of Angkor — the twelfth century’s largest metropolitan area.

Angkor’s geographic position was of strategic importance in controlling trade on the sea routes around the Mekong Delta, the Gulf of Thailand, and the narrow Isthmus of Kra, which separates eastern Asia from India. Archeologists date the origins of Indian contact with Southeast Asia to before the Christian era. By the second century a.d., evidence indicates, there was busy commercial activity within the region. It was this trade with India (gold, spices, and various forest products) that brought the Khmer their first exposure to what would be their primary cultural contacts and introduced them to the religions of Hinduism and Mahayana Buddhism. Khmer art, architecture, and religious beliefs all came directly from India, whose influence was crucial in the development of the Khmer civilization.

Hinduism, or Brahmanism, which made such a large impact on the Khmer civilization, stems from the Vedic religion, which was brought to the Indian subcontinent by the Aryans toward the middle of the second millennium b.c. In India, Vedism coexisted with the worship of indigenous animistic nature deities and cults of ancestors linked to the underworld. In Brahmanism, the divine principle is linked to individual gods, such as Vishnu, Shiva, Brahma, and others.

In the Hindu Trinity, Vishnu is the Protector, the god who preserves universal order and fights to restore harmony. Shiva, on the other hand, is seen as the Destroyer. He brings each kalpa (world cycle) to an end with his dance of destruction. The end of each kalpa signifies the beginning of the next, so that rebirth follows destruction. The third divinity is Brahma, the personification of the sacred energy and evoked in priestly sacrifices.

This mosaic of ideas from India was implemented on the earthly plane in a highly centralized form of government, which reflected the religious cosmos. The hierarchy of the gods was thus enacted in the world of men. The king was at the summit of the hierarchical social order and was responsible for the kingdom’s prosperity, just as the supreme god maintained cosmic order and unity in the celestial spheres. The Angkor monarchs adopted the Hindu concept of devaraja, “the god who is king” or “king of the gods,” in which the king was revered as the incarnation of the god Vishnu, the supreme Hindu deity, the protector.

Most temples in the Angkor empire were dedicated either to Vishnu or to Shiva. Apsaras (the celestial dancers represented in the traditional Cambodian dance) adorn some of the walls of the temples, which were believed to be the holy houses of the supreme gods. Hinduism dominated until the end of the twelfth century, when it gave way to Mahayana Buddhism.

It is believed that Prince Siddhartha Gautama (also known as Sakyamuni, a title of the Buddha which means “seer of the Sakya clan”) was born in Lumbini, in the foothills of the Himalayas, in southern Nepal, around the fifth century b.c. Later, he achieved enlightenment and became the Buddha. The historical evolution of Buddhism was very complex, but eventually there came to be two principal branches: Theravada Buddhism (the “Greater Vehicle”) and Mahayana Buddhism (the “Lesser Vehicle”). The Theravada school of Buddhism, which literally means “wisdom of the elders,” emphasizes the humanity of the Buddha as a human being who left the earth when he died, not to be reborn again. Mahayana Buddhism, on the other hand, focuses on the doctrine of rebirth. Mahayana preaches a way of life in which the salvation of the soul — meaning an end to the cycle of reincarnation by entering nirvana (the state of not-being-born-again) — can be achieved after many reincarnations by means of meditation. The names point to the distinction between Theravada’s emphasis on individual enlightenment and Mahayana’s ideal of the enlightenment of all beings.

Both Hinduism and Buddhism played important roles as the political, religious, and philosophical pillars of the Khmer civilization. Through these religions, the king was revered as a god-king, which enabled him to rule over the country as an absolute monarch with spiritual sovereignty over his people, thus enhancing the unity of the kingdom. Successive kings were able to mobilize enormous manpower to serve the army, maintain the kingdom’s extensive irrigation system, and build numerous roads and massive temples.

The ancient Khmer were knowledgeable architects, artisans, and craftsmen in the art of stone carving, as is evidenced by the hundreds of temples and monuments they built over the centuries. Most of their written history can be found in the Old Khmer and Sanskrit inscriptions carved on the temple’s stones. Some of the earliest inscriptions date from the fifth century. The splendor of these monuments and their spectacular settings show us how rich and important is this group of historic monuments in Cambodia.

Khmer Rulers: A Chronology of the Kings at Angkor

The period from the beginning of the Christian era until the end of the eighth century is known as the Pre-Angkorean Period. It was during this time that the classical Khmer civilization emerged. This period is often known as the time of “Indianization” or “Hindunization,” since many key elements of Indian culture, such as languages, religions, and the concept of royalty were adopted during these centuries. It was a time when several independent kingdoms coexisted side by side and various monument-groups were constructed, such as Angkor Borei and Phnom Da in the modern state of Takeo, where the oldest Cambodian royal cities have been found.

King Isnavarman I (r. 610–628) ruled over most of Cambodia, and his reign represents a major stage along the road toward Khmer unification. He was responsible for constructing the temple at Sambor Prei Kuk, thus establishing the first monument of the Pre-Angkorean style of architecture. In the seventh and eighth century, when Sambor Prei Kuk was called Isanapura, it served as the capital of Chenla. Temples from this period were generally built of brick, with sandstone reserved for decorative elements in the frames of doors and lintels. Isnavarman I was followed by a lineage of several successors, including Bhavavarman II and Jayavarman I, who together allowed the empire to disintegrate into smaller states.

The country remained in this ruinous condition until the end of the eighth century, when Jayavarman II (r. 790–835) became king. His reign marked the beginning of the Angkorean Period. He settled first in Mahendraparvata, in the Kulen Hills, and later, in 802, he was anointed cakravartin (“world emperor” or “the king of kings”) at Phnom Kulen, from which seat of power he united the nearby territories. This historical event is seen as an important landmark in the evolution of Khmer nationhood, and is celebrated as the moment that the country’s national identity was forged.

Phnom Kulen is a series of plateaus reaching almost 500 meters in height. Rivers flowing down from this plateau played an important religious role in the country’s culture. The water that rises in springs on the hills is believed to be sacred, as Jayavarman is said to have bathed in it. As the water flows down into streams and rivers, it passes over a series of sculptures of linga (abstract representations of the god Shiva taking the form of pillars usually carved in stone; the linga is a phallic symbol representing fertility), images of Vishnu reclining on the naga Ananta (the divine serpent on which Vishnu rests between worldly cycles, and a symbol of eternity), and other icons, before finally flowing down into the plain below to fertilize the rice paddies and fill the baray (a large reservoir of water, symbolically representing the cosmic ocean) and moats of the temples.

Jayavarman II’s regime was a replica of Indian monarchy. He built numerous temples throughout the empire for the worship and praise of Hindu gods and he implemented the cult of devaraja as a declaration of the king’s right, by virtue of his claim to divinity, to wield complete and unquestioned authority over his people. This Sanskrit cult emphasized the importance of the god Shiva as the protector of the country and its prosperity. Jayavarman II’s last place of residence was Hariharalaya, an ancient capital in the region of what is now Roluos, on the shores of Tonlé Sap, and this city remained the Khmer capital under his two immediate successors, Jayavarman III and Indravarman I.

Jayavarman III (r. 835–877) began construction of the laterite pyramid of the Bakong temple. Inside the temple is the god Shiva, in the form of a linga. The temple of Preah Ko, another example of a cult sanctuary dedicated to Shiva, was consecrated in 879 by Indravarman I (r. 877–889). Indravarman also built a huge water reservoir, which had religious significance.

At the end of the ninth century, the capital of Yasovarman I’s empire (r. 899–910) was established at Phnom Bakheng, one of the few hills in the Angkor region. The hill of Bakheng symbolized Mount Meru. Yasovarman I selected it as the center of the new city of Yasodharapura, now known as Angkor. The foundations of the great Phimeanakas temple date to the reign of Yasovarman, who also built the East Baray, an enormous reservoir more than 7 km long. Earlier, in 893, Yasovarman had constructed the Lolei, Phnom Krom, and Phnom Bok temples. After his death, his two sons continued the dynasty.

Baksei Chamkrong, constructed by Harshavarman I (r. 915–923), is in the form of a temple-mountain representing Mount Kailash, a mountain located high in the Himalayas, symbolically viewed as the earthly manifestations of the mythical Mount Meru –which according to cosmologies and origin myths of Asian religions is considered to be the axis mundi, the center and birth place of the entire universe. Upon the death of Isanavarman II (r. 923–928), there was a change in royal succession and the throne went to Jayavarman IV (r. 928–941), who abruptly moved the capital to Koh Ker and built the brick temple of Prasat Thom.

With the accession to the throne of Rajendravarman (r. 944–968), king of the old kingdom of Bhavapura, the royal and religious institutions returned to Angkor, where they remained until the capital was eventually abandoned, in 1431. Rajendravarman built a number of temples during his reign, such as Pre Rup; East Mebon, an “island” temple in the middle of the reservoir; Bat Chum; and Srah Srang.

King Rajendravarman was succeeded by his son Jayavarman V (r. 968–1000), who built several temples, among them Ta Keo, the North Khleang, and the gopura (the entrance gateway) of the Royal Palace. Yajnyavaraha, an eminent counselor to Jayavarman V, built the celebrated sanctuaries of the temple of Ishvarapura, now known as Banteay Srei. This temple was consecrated in 967, to honor the last year of Jayavarman’s father’s reign. There are three prasat (from the Indian prasada, a terraced pyramid temple in the shape of a tower) in the first enclosure, which also houses two libraries. The temple is famous for its pink sandstone construction and exceptional decoration. The central sanctuary tower and the southern tower were dedicated to Shiva, while Vishnu was worshipped in the north tower. Jayavarman V was succeeded by Udayadityavarman, who ruled only two years before being ousted from power and murdered. His two sons disputed over the throne, and the result was eight years of internecine struggle.

This might be the moment to might pause to note that in imperial states, power tends to derive from control of the military. The case of the Khmer kingdom is no exception, as we can see from the famous bas-relief carvings in the walls of Banteay Srei: lines of bowmen aim upward to defend themselves from the enemy. Soldiers used many types of weapons in Khmer warfare, including spears, swords, daggers, and shields, as well as catapults and ballistae borne on wheeled carts towed by elephants.

The struggle for power ended in 1010 with a final victory by Suryavarman I (r. 1002–1049). “Surya” is the name given in some parts of India to the powerful deity of the sun. The new king built the Royal Palace at Angkor Thom, four major temples to Shiva, and a new reservoir, the West Baray. He was succeeded by his son Udayadityavarman II (r. 1050–1066), who built the Baphuon, a great temple-mountain whose central tower shrine was originally covered in bronze. Udayadityavarman’s brother Harshavarman III (r. 1066–1080) acceded to the throne and, as events were to prove, became the last king of this dynasty.

After Harshavarman III, a new lineage of kings ascended to the throne. These rulers came from the Khorat Plateau, in present-day Thailand. After two reigns, those of Jayavarman VI and Dharanindravarman I, Suryavarman II (r. 1113–1150) came to power. Suryavarman II embraced the Vaishnavite faith. Beng Mealea was constructed during his reign. This king engaged in several military campaigns to expand the empire, and during his reign the Khmer kingdom grew to include more territory than it had possessed under any of his predecessors. This period, then, marks the summit of Angkor’s power and influence. The construction of Angkor Wat was the crowning achievement of Suryavarman II’s reign, marking the beginnings of Angkorean architecture.

Angor Wat falls into the category of temple-mountains, which are monuments constructed in the form of stepped pyramids. The pyramid is associated with the Indian concept of the temple as the microcosm of both the world of men and the home of the celestial gods, who are believed to reside in mountains. The pyramids, then, were seen as providing the gods with a home in which to reside on earth, thus aiding humans and guaranteeing their prosperity.

Hindu, Buddhist, and Jain cosmography view the mythological mountain Mount Meru as the axis of the universe and the home of all the gods. Angkor Wat hews to the traditional descriptions of Mount Meru. It has a central prasat rising high above its base, counterbalanced by four smaller towers in the corners. Also, its four concentric moats make it the ideal model of Vishnu’s residence on earth. The temple faces west, an orientation that has a funerary implication, and in fact it houses the king’s reliquary. Its moat and enclosure wall encompass nearly five hundred acres, making it the largest religious building in the world.

After the death of Suryavarman II, major revolts in the provinces caused serious political unrest and confusion. Two more kings followed, Yasovarman II and Tribhuvanadityavarman, but they came and went, largely ineffectually, in three decades. The Cham invasion in 1177 was another major event during this period. This invasion led to the death of Tribhuvanadityavarman (r. 1165–1177), the sacking of Angkor, and its subjection to foreign rule from the neighboring kingdom of Champa, in what is now central Vietnam.

Jayavarman VII (r. 1181–1220) organized and led the Khmer’s struggle for independence and in less than five years succeeded in driving out the invaders and establishing his hegemony over all his Cambodian rivals. He was crowned in 1181 and undertook the greatest construction projects in Angkor’s history. During his thirty-nine-year reign a 12-kilometer-long wall was constructed around Angkor Thom. The wall contained an impressive entrance gateway adorned with faces of the guardians who provided protection and access to the city. Jayavarman VII also made important modifications to the Royal Palace,  built an extensive network of major roads to facilitate transportation, and constructed over sixteen major monuments and hundreds of temples and hospitals throughout the empire, among them Ta Prohm, Preah Khan, Ta Som, Banteay Kdei, and the Bayon.

Jayavarman VII also introduced important changes in religion. Under him, Mahayana Buddhism was adopted as the state religion, displacing the Hindu gods. All in all, the reign of Jayavarman VII is considered the zenith of the Angkor Empire and of Khmer civilization.

He was followed by Indravarman II (r. 1220–1243), whose power began to decline. The next king, Jayavarman VIII (r. 1243–1295), was a devoted follower of Hinduism and a brutal enemy of Buddhism, responsible for the massive destruction of thousands of statues of Buddha across the empire. He restored a number of important Hindu temples and reinstated the worship of Shiva as the kingdom’s religion.

Afterward, under Srindravarman (r. 1295–1307), Theravada Buddhism (Lesser Vehicle Buddhism) became the kingdom’s religion, and this moment represents the most important religious and cultural change in Cambodia’s history. Many wooden temples were built during this period, although they have perished with time. Theravada Buddhism was introduced from Sri Lanka (Ceylon) and gradually infiltrated into the people.

In the mid-fourteenth century, armies from Ayutthaya, the Siamese state in the Chaophaya River Basin to the west, in present-day Thailand, invaded and seized Angkor. In 1431 the city went into a slow decline. King Dhammashokaraja was removed from power and killed. His son Ponhea Yat succeeded him, but soon, deciding that the city was too vulnerable and too difficult to defend, he decided to abandon the capital. In 1434 he moved the capital to the site on which the city of Phnom Penh now stands. There, he built a Royal Palace and a bell-shaped stupa (a Buddhist shrine in the shape of a dome, containing Buddhist relics, a place of worship).

Conclusion

When Angkor was abandoned and ceased to be the capital of the Khmer state, its art treasures were plundered and thousands of religious buildings were left to the ravages of time. Soon, they began to be engulfed by the tropical forest, and they disappeared from historical view. But this legendary civilization was not entirely lost, nor was it forgotten. The royal government continued on, its culture still dominated by Theravada traditions.

The teachings of Theravada Buddhism directly clashed with the original belief of the Khmer people, as it taught its people to seek self-enlightenment, abandon worldly things, and put aside superstition beliefs, which indirectly meant all deities. With these teachings, the attitudes of the ordinary individual toward his or her Hindu gods, as well as toward the god-king, changed entirely and this in turn led to the gradual weakening of the empire, which eventually collapsed in the first half of the fifteenth century.

During this last period, inland agrarian centers began to give way to flourishing commercial centers near the coast. Trade with China’s Ming dynasty increased. Scholars speculate that the changing directions of trade routes to and from neighboring countries had a decisive influence on Angkor as a strategic center. Much, though, still remains in darkness. The economy and geography of Angkor as a massive urban complex still needs to be studied in greater depth.

Ironically, what initially became the symbol of the triumph of Hindu religion in the Khmer empire has now become the most important Buddhist monument in Cambodia. Today, entire communities of saffron-robed Theravada monks can be seen praying and meditating inside this living ancient monument. The deepest emanations of mankind’s search for a sacred place give this timeless culture its beauty, its magic, its mystical place on earth. Angkor Wat is the best-known monument in Southeast Asia and the greatest masterpiece of Khmer architecture, art, and religion working hand in hand.

Las Visiones de la Antigua Angkor, o esas Visitas Fantasmales

 

Héctor Méndez Caratini ha sido, ya casi por cuatro décadas, nuestro cronista fotográfico por excelencia. Subrayo lo de cronista porque su fotografía se mantiene distante del reportaje periodístico y se ocupa del estudio exhaustivo, nada circunstancial, de un sujeto. Es una fotografía que ya tiene su sitial privilegiado en la tradición del fotoperiodismo ensayístico, tal y como se definió en la mejor época de la revista Life. Como en Puerto Rico este periodismo fotográfico es raro, experimental y exporádico, tenemos que pensar en la fotografía ejemplar de Jack Delano y Edwin Rosskam como su antecedente inmediato. Justo cuando Jack Delano se distanció algo de la fotografía, ahí empezó la aventura fotográfico de Méndez Caratini, su pasión por captar las vicisitudes y cambios del Puerto Rico contemporáneo.

Su concepción dela fotografía como testimonio social nos ha ofrecido desde la serie de los presos nacionalistas y las fiestas de Loiza, en los años setenta, hasta los excéntricos rodeos boricuas y las carreras de “fiebrús” del automovilismo en los albores del Siglo XXI. También ha testimoniado, con gran sobriedad ideológica aunque intensa simpatía, la lucha contra la Marina de Vieques. Ha logrado un cuerpo de vídeos y fotografías de gran valor etnográfico, testimonios para entender la religiosidad popular antillana y brasileña, ahí quedan sus documentales sobre el Gagá y Vudú dominicano, el culto de María Lionza en Venezuela, los Orixás de Bahía.

Esta exposición que ahora nos ocupa, Visiones de la Antigua Angkor, establece de inmediato sus semejanzas con la serie de Haciendas Cafetaleras de Puerto Rico. En ambos trabajos, se usa ese sepia sobre la fotografía en blanco y negro que nuestro fotógrafo identifica con la memoria misma. El sepia también le otorga parte de su cualidad visionaria a este sorprendente conjunto de fotografías. Es el sepia un acento que se le coloca a la mirada que desfamiliariza estos templos del Imperio Jémer, que los convierte en una recordada —quizás soñada— alucinación de piedras y raíces locamente entrelazadas. Es decir, el sepia le añade esa extrañeza a lo que son recintos muchas veces vistos en reproducciones para revistas turísticas. Y, por momentos, frente a estas fotografías, es como si volviéramos, así, en la añejada frescura de estas imágenes, un poco en la máquina del tiempo, al descubrimiento de estos templos por la expedición francesa que los desveló en 1861.

Méndez Caratini, en la tradición del viajero romántico del Siglo XIX, o sea, el viajero explorador más que el mero turista novelero, ha querido contemplar las ruinas de la Angkor desde la perspectiva del testigo único. Y aquí notamos otra relación con el trabajo de las Haciendas Cafetaleras. En ambos ensayos fotográficos la mirada del fotógrafo no admite la de otros testigos, es decir, intenta captar, sobre todo, la desolación de ese lugar. Son sitios que parecen abandonados, excepto por la mirada fantasmática del fotógrafo porque es como si éste visitara esos sitios con la presencia subrepticia, y a la vez delicada, de los fantasmas. He aquí la originalidad de estas fotos: su lirismo, el toque leve de la mirada, también resulta perturbador, ya que esas ruinas parecen estar ahí solo para nosotros, y de ahí su cualidad visionaria. Son fotos que nos hablan en susurros, de manera íntima, como ocurre con los aposentos del pintor danés Wilhelm Hammershøi, casi ausentes éstos de la figura humana.

En las fotografías del templo de Ta Prohm, vemos cómo estas ruinas son estranguladas por árboles gigantescos, como la Ceiba pentandra. Es entonces que estas fotografías nos comentan el paso del tiempo. Esas piedras esculpidas por la imaginación humana —aunque piedras al fin— representan un tiempo que rebasa por mucho nuestra estadía en el planeta y que, a la postre, son rotas por el tiempo vegetal. Porque la vegetación sí crece implacablemente, hasta destruir la huella humana en la piedra. De ahí debemos deducir que lo vivo, lo vegetal y animal, es infinitamente más cruel que lo mineral. Esta exposición os ofrece esa visión vertiginosa. Nos tropezamos con esta revelación, justo ahora que hemos perdido la capacidad para sonreír como esos budas, ahí semiocultos entre los troncos y raíces. Una sonrisa del Buda en piedra, casi estrangulada por las raíces de alguna Ceiba, es un precario intento por instalar la serenidad en el corazón humano.

Cuando Piranesi dibujó las ruinas de la Roma imperial, también sitiadas, asoladas y estranguladas por el reino vegetal, a veces incluía aquellas equívocas poses de viajeros arqueólogos; eran poses a mitad de camino entre el asombro y el espanto. Aquella era la sensibilidad romántica; la nuestra está más susceptible a una especie de perplejidad, la captación de cierta ironía trágica, como la de ese magnífico templo de Angkor Vat reflejado en las aguas de una laguna. Y nos preguntamos si el espejismo que vemos en las aguas resultaría más real que esas bellísimas torrecillas, testigos mudos de la cercana guerra de Camboya en los setenta, indiferentes a las crueldades del Jémer Rojo. De hecho, una sola figura humana que pasara huyendo, o persiguiendo, cerca de esas ruinas, sería un testimonio sobre cuán impasibles e indiferentes siempre lucen las nubes, los cielos y los dioses, ahí también reflejados en el estanque.

En esta muestra, el arte fotográfico de Héctor Méndez Caratini se convierte en meditación; es un llamado, mediante la concreción de las imágenes, a una actitud metafísica. Se trata de un arte maduro, de gran complejidad en sus incitaciones, de evidencias inapelables en sus hermosas superficies. Sin duda es una culminación en la carrera de nuestro gran fotógrafo y cronista.

Edgardo Rodríguez Juliá
Guaynabo, Puerto Rico
Junio de 2012

MENSAJE DEL RECTOR

La fotografía es la memoria que inmortaliza momentos y lugares importantes de la historia personal y de la cultura de un pueblo. El valor de una fotografía recae en su capacidad de hacernos recordar, reconstruir y aprender de ese instante, periodo o lugar.

La exposición Visiones de la Antigua Angkor del fotógrafo puertorriqueño Héctor Méndez Caratini cumple a cabalidad con esta descripción. A través del trabajo magistral de este artista, las personas podrán transportarse en el tiempo para conocer, a través de los visuales, la trascendental historia detrás de las paredes de este monumento del siglo VIII AC. ubicado en el reino surasiático de Camboya.

Este trabajo brinda un gran aporte a la educación a través del enriquecimiento de la cultura universal. Presenta, además, el testimonio social de la civilización jémer. Una historia llena de símbolos religiosos, cósmicos, de poder, de lucha y de liberación matizada por las tonalidades en sepia de cada una de las 63 fotografías.

La universidad del Turabo, como promotora de la cultura, se honra en tener en nuestro museo la exhibición de este destacado fotógrafo. Agradezco la colaboración de todas las personas que han hecho posible la misma. Los invito a adentrarse en la historia del templo símbolo de Camboya y Patrimonio de la Humanidad.

Espero que la disfruten.

Dennis Alicea, Ph.D.
Rector
Universidad del Turabo

 

————————————————————————

 

MENSAJE DE LA DIRECTORA

El Museo y Centro de Estudios Humanísticos Dra. Josefina Camacho de la Nuez presenta la obra fotográfica de Héctor Méndez Caratini,Visiones de la Antigua Angkor que nos permite ver las imágenes de lugares remotos a los cuales no tenemos fácil acceso. En el 1992, la UNESCO reconoció el recinto sagrado de Angkor como parte del Patrimonio Mundial de lugares históricos de valor excepcional, lugares entre los que ya se encontraba, desde el 1983, nuestra ciudad histórica de San Juan, también considerada como parte del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Esperamos que con esta exhibición los estudiantes, profesores y el público en general puedan disfrutar y aprender sobre esta antigua civilización y su arquitectura majestuosa, a través de las fotografías tomadas por Méndez Caratini, estimulando así en ellos el estudio de las religiones hinduista y budista.

La producción de Méndez Caratini es conocida por sus ensayos fotográficos sobre los Petroglifos, las Haciendas Cafetaleras, sus viajes por el Caribe y Venezuela en los que profundizó en el estudio de las culturas afroantillanas. En el caso de Angkor Vat, la actual Camboya, la arquitectura de estos maravillosos templos, es la que capta su imaginación y nos la hace visible a través de su magistral obra.

 

Carmen T. Ruiz de Fischler, Ph.D.
Directora
Museo y Centro de Estudios Humanísticos Dra. Josefina Camacho de la Nuez